JOSÉ DE ESCANDÓN Y DE LA HELGUERA

P

(1700-1770)

. . .Militar y colonizador. Nació en Soto la Marina, España, lugar próximo a la ciudad de Santander en las Montañas de Burgos de Castilla la Vieja, provincia de Santander. Fue hijo de Juan de Escandón y de Rumoroso y de Francisca de la Helguera y de la Llata, habiendo hecho los primeros estudios en su pueblo natal. En 1715 vino a México en la flotilla de Joseph de Vertiz y Hontañón, quien el 15 de diciembre del mismo año tomó posesión de la gubernatura y Capitanía General de Yucatán, habiendo servido como cadete de la Compañía de Caballeros Montados de Mérida durante cinco años, cuerpo del que era capitán su tío Antonio de la Helguera Castillo, quien seguramente lo invitó a venir a América. En 1721 pasó a la ciudad de Querétaro para servir como Sargento Mayor de Infantería y Caballería de las Compañías Milicianas, interviniendo en diversas operaciones efectuadas en las fronteras de la Sierra Gorda. Casó en 1724 con María Antonia de Ossio y Ocampo, hija del capitán Agustín de Ossio y Ocampo y Ana de Arroyo, de acaudaladas familias de Querétaro. En 1727 obtuvo la pacificación de los indios que se levantaron en la región de Celaya y después logró someter rebeliones indígenas en el Real de Minas de Guanajuato, en San Miguel el Grande y en la propia jurisdicción de Querétaro; también pacificó a familias y pueblos de la Nación Jonás. El 22 de febrero de 1740 el virrey le extendió nombramiento de Coronel de las Compañías Milicianas de Querétaro de las que había sido Sargento Mayor, cargo que quedó vacante por la muerte del Coronel Joseph de Urtiaga. Desde 1736 pasó a la Sierra Gorda, región en la que realizó amplia y reconocida labor de pacificación por lo que en 1751 se le extendió el título de Teniente General de la Sierra Gorda y sus fronteras, recibiendo previamente el título de Castilla del Condado de la Sierra Gorda, según acuerdo real de Fernando VI expedido en San Lorenzo del Escorial el 23 de octubre de 1749. Desde 1739 el Rey de España ordenó la integración de una Junta de Guerra y Hacienda compuesta por el virrey, algunos oidores de la Real Audiencia y otros funcionarios, a efecto de que el primero eligiera la persona más apta para la pacificación y la colonización del territorio llamado del Seno Mexicano, 10 que se viene a hacer hasta el 3 de septiembre de 1746 cuando el primer Conde de Revillagigedo designó a José de Escandón su lugarteniente en dicha costa para proceder a la empresa colonizadora. La expedición referida tomó un año y medio de preparativos, partiendo de Querétaro en diciembre de 1748 con 750 soldados y más de 2,500 personas incluyendo niños; se inició el proceso colonizador con el establecimiento de la villa de Llera el día de Navidad de 1748, seguido de la fundación de otras poblaciones para sumar veinte, fincadas en dos etapas entre los años de 1748 y 1751, siendo los colonos en su mayor parte gente nacida ya en México en la Huasteca, en el Nuevo Reyno de León y en Coahuila, San Luis Potosí y Querétaro, considerándose como capital a la villa de Santander y nombrándose a la Colonia Nuevo Santander. La colonización fincó poblaciones hasta la línea del río Bravo extendiéndose hasta más allá de esta corriente con la fundación de Laredo, en la margen izquierda de la misma y con el establecimiento de la hacienda de Dolores a doce leguas al Noroeste de la antigua Revilla en territorio que hoy pertenece a Texas; se ordenó la fundación de misiones aledañas a las villas cuyo ministerio se puso a cargo de misioneros franciscanos del Colegio de Guadalupe, Zacatecas; se asignaron tierras ,a los pobladores, pero no se hizo el reparto de las mismas; se organizaron cabildos y se puso como autoridad en las villas a los célebres capitanes de Escuadrón entre quienes destacaron Antonio Ladrón de Guevara, Antonio Puga, Juan Francisco Barberena, Domingo Unzaga y José de Olazarán; se desarrolló ampliamente la ganadería y en forma limitada la agricultura, pues en su mayor parte se practicaba "la temporal", desenvolviéndose también el comercio. Se integró y pobló el territorio colonizado hasta el río Bravo, configurándose el mapa de lo que hoy es Tamaulipas. La obra de Escandón se puso en tela de juicio al grado de que se le capituló con un juicio de residencia y se le relevó del mando en Nuevo Santander, entregándose el gobierno de la colonia al Mariscal Juan Fernando de Palacio con instrucciones de repartir las tierras, establecer alcabalas y modificar la organización política y militar, lo que se realizó en breve plazo y se mudó la Capital de Santander a San Carlos. José de Escandón enviudó de María Antonia de Ossio en 1736 con quien procreó dos hijos: José y Ana María, sacerdote el primero y monja la segunda, recluida en el Convento de Santa Clara de Ouerétaro. En 1737 contrajo segundas nupcias con María Josefa de Llera y Bayas, también acaudalada dama de Querétaro, con quien procreó siete hijos de quienes sólo tuvo descendencia María Josefa, casada con Melchor Noriega, padres de María Ana Noriega y Escandón quien profesó de monja en Irapuato, por lo que no hubo descendencia ulterior del Conde de Sierra Gorda. Doña María Josefa, segunda esposa del Conde, murió en 1762, habiendo vivido durante el matrimonio hasta su muerte en la casona que construyó Escandón en Santander. El matrimonio Escandón Llera testó recíprocamente en Santander el 22 de septiembre de 1761 y en 1765, ya viudo de María Josefa Llera, testó José de Escandón en Querétaro instituyendo un mayorazgo que se fundó solemnemente por Manuel Ignacio Escandón y Llera, el hijo mayor del segundo matrimonio, en la ciudad de México el tres de julio de 1775, vinculándose al mayorazgo la mencionada casona de Santander que hoy abriga el Palacio Municipal de Jiménez, Tamaulipas, quedando vinculada también la Hacienda de San Juan en la jurisdicción de Soto la Marina, Tamaulipas. José de Escandón murió en 1770 en la ciudad de México, antes de concluir el juicio que se resolvió postmortem con plena absolución, a principios de 1775. Los herederos del título de Castilla de la Casa de Escandón, título que permaneció limpio por la absolución mencionada, fueron por su orden Manuel Ignacio, Mariano Timoteo y Josefa María, todos de apellidos Escandón y Llera. Fuente: Zorrilla, Juan Fidel y Carlos González Salas. Diccionario Biográfico de Tamaulipas, Ciudad Victoria, Tam., 1984 p.p. 135-138.

.

REGRESAR